Tabla de parentescos de don Fernando de Castilla, Regidor de La Palma (s. xvi)

Historias

» Mostrar Todo     «Anterior «1 ... 41 42 43 44 45 46 47 48 49 ... 90» Siguiente»     » Mostrar como diapositivas

CAPOTE HERRERA, VICENTE



Nació en el municipio del El Paso, isla de La Palma, el 3 de marzo de 1907. Cursó bachillerato en el Instituto de Canarias (La Laguna), y al finalizarlo, se trasladó a Cuba, para estudiar medicina en la Universidad de la Habana. Tras varios cursos de carrera, los graves acontecimientos del país, obligaron al cierre de la Universidad, y por ello el retorno a La Palma. Se trasladó a Madrid para estudiar Farmacia, donde permaneció hasta que terminó sus estudios el 13 de junio de 1933. Durante el último periodo de la carrera, trabajó en el laboratorio del afamado Dr. don Teófilo Hernando, en aquellos años lugar de elevado prestigio. Continuó después de licenciarse su formación en dicho lugar. Se estableció como analista en Santa Cruz de La Palma, abriendo su primer laboratorio en la calle Pérez Galdós, muy cerca de la Clínica Camacho, centro con el que colaboró muy estrechamente, manteniendo desde los tiempos de Cuba una entrañable amistad con el director del centro, Dr. Pérez Camacho. Amplió su laboratorio al abrir oficina de farmacia en la calle O'Daly de dicha ciudad, donde se instaló definitivamente, ocupándose siempre de revisar y mejorar las técnicas para obtener el mejor nivel de calidad, que fue reconocido por los facultativos de su época, con los que mantuvo estrechos lazos de colaboración. ¿Quién podría ser, en la Medicina de los años treinta y cuarenta, más necesario que don Vicente? Sin duda, nadie; porque no había un solo médico en toda Santa Cruz de La Palma que pudiese practicar una medicina científica de vanguardia sin su ayuda. De esta madera y de esta talla era don Vicente Capote. Su historia es bien conocida: gran analista y bacteriólogo durante los años treinta y cuarenta del siglo XX. Prácticamente el único en toda la isla. Le caracterizaba, como ninguna otra cosa, la capacidad de la lección del gesto. El gesto que apenas se ve, una idea, una noción, una sugestión, que muchos no advierten, con el que él sugería, al compañero médico, cualquier prueba esclarecedora. Fue un profesional prefecto en la técnica y maravillosamente humano en la caridad. De trato, sencillamente, exquisito y con un señorío impresionante. Recuerda uno de los autores de esta biografía la referencia cariñosa que su padre, Francisco Toledo Pérez, a lo que entre los médicos llamaron “La Cátedra” para significar las reuniones que diariamente se celebraban en la Farmacia Capote, casi a diario, a partir de las 19:00 horas. Animada tertulia a la que asistían entre otros los doctores Pérez Camacho, Francisco Toledo Pérez, Basilio Galván, Antonio Martín, Eugenio Abreu, a veces Manuel Morales y Amílcar Morera. Allí disertaban todos y cada uno de ellos. Los temas relacionados con la medicina eran los que centraban las conversaciones. Era continuo el intercambio de libros, artículos e impresiones. Don Vicente, les ponía al día sobre lo que pasaba en el mundo en lo que a nuevas técnicas y pruebas de laboratorio se refería. Fue Inspector Municipal de Farmacia y Vicepresidente del Excmo. Cabildo Insular de La Palma. Se mantuvo trabajando en su Farmacia y Laboratorio hasta pocas semanas antes del 24 de julio de 1981, día en el que falleció en Santa Cruz de La Palma.


Propietario/FuenteToledo Trujillo, F. M. y Hernández de Lorenzo Muñoz, M. )2001). Historia de la medicina palmera y sus protagonistas. La Laguna: Centro de la Cultura Popular Canaria.
Vinculado aVicente CAPOTE HERRERA

» Mostrar Todo     «Anterior «1 ... 41 42 43 44 45 46 47 48 49 ... 90» Siguiente»     » Mostrar como diapositivas